Empecemos por el principio

Hoy estoy escribiendo estas líneas desde el comedor de mi casa, todo el mundo duerme y hay un silencio que normalmente agradezco en gran medida.

Te podría explicar quién soy, de hecho según lo convencional es lo que debería estar haciendo ahora mismo, pero no lo voy a hacer.

En realidad no tiene tanta importancia quién soy, sino más bien qué he venido a hacer aquí.

¿Y qué he venido a hacer aquí?

Si te tengo que responder con sinceridad no lo tengo muy claro, en muchas ocasiones escribo para mí, pero para bien o para mal hoy he decidido compartirlo con quien sea que esté al otro lado de esta pantalla.

Puede que no haya nadie, y que estas líneas nunca las llegue a leer nadie. En realidad no me importa, puedes leerme o no, lo hago para mí, porque me va bien escribir, me aclara las ideas, me sienta bien y me gusta hacerlo y, porque es posible, que, de alguna manera, te pase un poco como a mí.

O quizá no, simplemente soy un tarado que escribe palabras sin demasiado sentido al aire.

Me pregunto si será una pérdida de tiempo.

¿Lo es?

Hace muchos años que intento lanzar proyectos digitales, unos me han salido medio bien, otros han sido fracasos estrepitosos, pero he aprendido de todos ellos. ¿He aprendido realmente?

Si he aprendido de ellos, ¿por qué ahora mismo estoy escribiendo estas palabras para preguntármelo a mí mismo?

Algún día te hablaré de ellos.

En realidad puede que me hayan salido mal o mal, por eso estoy aquí explicándotelo a ti y a mí mismo.

Los psicólogos dicen que hay que empezar por ser sincero con uno mismo, pues eso mismo es lo que voy a tratar de hacer a partir de ahora.

Ser sincero conmigo mismo, pero también lo voy a ser contigo. Este es mi compromiso, yo te cuento lo que me pasa, y tu comentas lo que te parecen mis entradas.

Hoy no tengo mucho más que añadir, ¿Esto tiene pinta que será un diario? Ya veremos a donde me lleva todo esto.

Por el momento me despido deseando haberte entretenido, y si no lo he conseguido hacer, al menos me he entretenido yo y he vaciado un poco mi mente, que me hacía falta.

En cualquier de los casos, objetivo cumplido.

Hasta la vista!

Deja un comentario